Esta tradicional receta de principio de año invade todos los hogares de Mallorca tan pronto como se estrena el mes de enero. Es habitual comprar este esponjoso manjar el día 6 de enero. Después de abrir todos los regalos que los Reyes Magos de Oriente nos han traído las familias se reúnen alrededor de la mesa para disfrutar de este brioche.

La base de su receta son ingredientes como harina, azúcar, mantequilla, huevos, ralladura de naranja, agua de Azahar, que le aporta un sabor característico, y a continuación todo aquello que escojamos para decorar el roscón: fruta escarchada o deshidratada, azúcar grueso y lo que deseemos como relleno.

Hay quien lo prefiere con crema de chocolate o trufa, de nata, con crema pastelera o simplemente sin relleno. Lo más particular de este postre es que al trocearlo podemos encontrarnos dos sorpresas: el haba que hará que quien la encuentre sea quien deba pagar el roscón o la figurita del Rey que corona a aquel que haya sido agraciado con la corona dorada que se posa sobre el pastel.

Su forma redonda quiere imitar la forma de una corona, también presente hecha en cartón, con la que después se adorna la cabeza del afortunado con el hallazgo de la figura. Las frutas escarchadas quieren imitar a las joyas que habitualmente adornaban las coronas reales. Este manjar llegó a España de la mano de los Borbones y poco a poco se fue extendiendo entre la población como costumbre establecida.

¿Conocías esta tradición? ¿Cómo te gusta a ti el Roscón de Reyes?

*Todos los derechos de la imagen @ tussabores.com

Compare Listings

TítuloPrecioEstadoTipoSuperficieUsoHabitacionesBaños